Archivo de la categoría: Ciencia

Cuatro mitos sobre los Coches Eléctricos

Prácticamente todo lo que sabes sobre coches eléctricos, híbridos y baterías para coche es probable que sea erróneo. Y es buena idea estar al corriente en estos temas, porque en unos años seguramente tendrás un coche eléctrico, ya sea híbrido o de baterías.

Mito 1: Los coches eléctricos no recorren suficiente distancia.

Verdad: El promedio de conducción es de 65 kilómetros al día. Hoy en día hay coches eléctricos que pueden recorrer hasta 190 kilómetros en un día, por lo que la carga o “combustible” no serán un problema.

Mito 2: Se tienen que construir estaciones de carga antes de que la gente adopte los coches eléctricos.

Verdad: La mayor parte de las cargas se harán en las casas, la idea de las estaciones públicas es para cargar el coche en emergencias.

Ya existen muchas compañías interesadas en apoderarse del mercado de estaciones eléctricas, por lo que la cantidad de estaciones, debido a la competencia, no será un problema.

Mito 3: Los coches eléctricos tardan mucho en cargar.

Verdad: Lo más conveniente será dejar cargando tu coche durante la noche. Aún cargándolo de la manera más lenta, en 120 volts, una carga de noche te dará autonomía por 65 kilómetros.

La mayoría de los coches se podrán cargar en 240 volts, por lo que podremos tener dos o tres veces más recorrido con la misma carga.

Mito 4: En pocos años se tienen que remplazar las baterías por 15,000 dólares

Verdad: Las baterías son la parte más cara del coche, pero conforme se produzcan más los precios bajarán. Ya algunas compañías están pensando en rentar las baterías, por lo que el remplazo no será un problema.

Fuente: gstriatum

EEUU retirará en diciembre de 2011 todas sus tropas desplegadas en Iraq, su dependencia del petróleo ira a menos y por otra parte el gigante asiático también empieza a cambiar, el coche electrico no ha de quedar tan lejos.


Síndrome de Dawn, un falso vínculo.

En la última revista de Historia y vida hay un artículo bastante extenso del síndrome de Down actualmente sigue llamándose “mongolismo”. El origen de este término se remonta a un artículo que John Langdon Haydon Down escribió en 1866, cuando trabajaba como director de un asílo para retardos mentales. Se titulaba “Obvation on an Ethnic Classification of Idiots” ( Observaciones sobre una clasificación étenica de los idiotas). La observación de los ojos rasgados y una cierta tonalidad amarillenta de algunos de sus pacientes la llevó a clasificar el sindrome que padecían como “idiota mongólica”. Supuso así que había un parecido entre aquellos individuos y los de raza mongólica.
Concluyó que cada organismo, en su desarrollo embrionario, por diferentes fases que recuerdan a los organismo adultos de sus ancestros a lo largo de su evolución. Una tesis que resumió “el camino evolutivo que ha seguido una cierta especie animal”, el señor Down debió de pensar que el ser humano dureante su desaroollo embrionario, pasa por una fase de pez, por otra de reptil… hasta mamífero, las fases finales del desarrollo ha de pasar también por una “fase de negro”, otra de “mongol” …, hasta llegar a la “fase de blanco caucásico“. Era la mentalidad racista de la época se aceptaba que los blancos eran superiores a la raza asiática, y ésta a su vez a la negra.
Down había encontrado así su explicación para el síndrome que había descrito. Una especie de “retroceso embrionario” no llegaban a la “fase blanco” y se quedaba de alguna manera en la “fase mongol”. La existencia de niños negros portadores del sindrome destroza toda sombra de duda sobre la falacia del argumento de Dawn.
La explicacion de Down cayó así por su propio peso. Por fortuna, en décadas recientes se logró desterrar el término mongolismo, que sustituido por el síndrome de Dawn, aunque solo fuese para honrar al médico inglés.