Archivo de la etiqueta: motos

La tortura de coger el coche prácticamente a diario.

El problema no es el turismo si no el uso ilimitado que se hace.

La criticas hacia al transporte público basicamente es por su precio elevado cuando el transporte privado es una lacra, una sacudida bestial al consumo y ya es solo por el petroleo refinado si no en todo lo que conlleva el mantenimiento electromecánico, seguros y demás, al final su uso es de menos de dos horas diarias, mientras tanto este queda estacionado y sin quererlo gastando.

El transporte privado está sobresaturado; Si vives en la corona metropolitana Barcelonesa es un terrible caos, un tráfico horrible, miras al lado y solo ves gente agobiada buscado una emisora para calmar su idiotez que le ha llevado a coger le coche un día como hoy.

Autobuseros y su conducción altruista buscando siempre el bien para todos, enfadados con el mundo o ellos son el globo y todos satélites dando vueltas al su alrededor, es  innecesario a muchas horas del día y prácticamente lo utilizan señores de edad avanzada (que no pagan) y cuatro más puntualmente. Creo que es más estresante el autobús que el vehículo propio.

Hay persona que está fuera del límite de edad por muy bien que puedas encontrarte han de saber perfectamente cuando debe abandonar el suicidio vehicular, suicidio para el y todo su entorno.

Los transportistas que hacen una parada de carga o descarga en calles angostas,  su parón es el de todos, eso sí que están trabajando y pueden… A los taxistas que les encanta las luces de emergencias, el aviso más bien tarde que van a girar totalmente cruzando tres carriles en un tiempo límite.

Peatones que tiene sobrederechos  en zonas cochales “el paso de cebra”, hacen pararte cuando no viene ni un turismo detrás, puto derecho. Moteros, si ellos dejan la moto por un cuatro ruedas Barcelona sería insostenible les encanta repetirlo una y otra vez, esto les da pie que puedan hacer con total impunidad los que realmente les rote.

Bicicletas, me encantan sobretodo cuando toca el día de marca el “tempo” del tráfico, se plantan delante de ti en una calle estrecha imposible de adelantar, ellos piensan que son súper sostenibles y nos brindan la oportunidad de conducir a su velocidad durante un relajante trayecto hasta la llegada del semáforo que teóricamente se han de parar, se lo saltan.

Nos queda el metro, el único transporte realmente normal es la otra ciudad, la soterrada. Normalmente, da un servicio perfecto. Hay momento de más cuerpos por m2 pero es soportable, olores de transpiración de piel, culos que se pegan a tu pierna, (esto gusta más en verano), pero su llegada al destino es bastante puntual y no pienso criticarlo, porque es el futuro juntoo al  tranvía, aunque es un imán buscan el golpeo entre chapas.

Se acepta con demasiada simplicidad la utilización del transporte privado.